Esta web garantiza el mejor servicio a través de la instalación de cookies propias y de terceros. Entendemos si continúa su navegación, que usted da su consentimiento para la instalación de las mismas. Ver más Información Aceptar
NOS GUSTA EL COLE

"Lo que el maestro es, es más importante que lo que enseña". Karl A. Menninger

28/09/2017

Adolescencia y tercero de la ESO: ¿una relación difícil?

Hay muchos estudiantes que progresan a secundaria teniendo un expediente académico brillante, y empiezan a “pinchar las ruedas” a partir del segundo trimestre de segundo de ESO. Las causas relacionadas son muchas, y no todas tienen relación con la capacidad intelectual, de hecho no pocos niños con AACC o sobredotación acusan la falta de hábitos y orden en los estudios. Y sí, el que acabo de enunciar es el principal factor, junto con la desmotivación, de que los alumnos de secundaria fracasen. 

casilleros instituto.jpeg

Pero si somos capaces de entender la situación más en global, nos daremos cuenta de que en realidad es un fracaso generalizo con causas estructurales como falta de políticas estables y poco interés por metodologías adaptadas al alumnado. Tercero de ESO “tiene fama” de ser el curso más difícil de la etapa, más incluso que el que sigue, ¿es así o se trata de una leyenda urbana? Efectivamente aumenta la carga de horas lectivas y de contenidos; ello sumado a todos los cambios por los que atraviesan chicos y chicas a esa edad, no hace más que complicar la combinación. 

De hecho, muchas familias se preguntan si de verdad es más difícil, o es la edad la que lo es. Pues hay un poco de todo, y no quiero decir con esto que la adolescencia sea en sí misma complicada, más bien que la conciencia social sobre lo que implica esta etapa de la vida, no es demasiado favorable. En consecuencia, se les exige cumplir con los estudios (son más mayores y a priori tendrían más capacidad), con la familia e incluso se les exige compromiso social. pero la maduración va unida a cambios psicológicos, físicos y hormonales, que van a ocurrir en un espacio de tiempo breve, comparado con la aparente estabilidad una vez se alcanza la edad adulta.

pies.jpg

Además el cerebro es un órgano que acaba de desarrollarse muy tarde (20 /  21 años), lo cual nos da la idea de lo poco adaptadas que están nuestras exigencias a la adolescencia. Si bien es aceptado que hoy en día se necesita mayor preparación para hacer frente a los retos del futuro, no nos podemos olvidar de que están en un período en el que necesitan mucho tiempo para re conectar  consigo mismos y definir su identidad. También necesitan mucho tiempo para integrarse en uno o varios grupos de “iguales”. Así que no les va a resultar nada fácil transitar por ese curso que se presupone tan difícil. 

Lo hemos dicho en muchas ocasiones: la clave del éxito en el estudio es una buena organización: aspecto que puede llegar solo o con ayuda de la familia (no olvidemos que aunque tengan 14 / 15 años necesitan la presencia y la guía de sus padres. En tercero de ESO los exámenes se deben de preparar con, al menos, una semana de antelación, y se debe ser muy riguroso utilizando técnicas de estudio que ayuden a una mejor comprensión y asimilación de contenidos. Un tiempo diario (que variará dependiendo de cada persona) para repasar lo explicado en casa, finalizar tareas y recurrir a libros de consulta generalista, puede asegurar llegar al día del examen casi sin estrés, y en mejores condiciones físicas (se evitarán así las noches sin dormir).

 estudiante.jpeg

Por otra parte no olvidemos que las emociones se deben de atender, los ritmos de sueño también, y que profesores y familias tendrán que estar ahí, no solo para pedir mejores notas, sino para ayudarles a hacerse mejores personas.

 
Comparte este artículo:
 

Escrito por Macarena González:

Profesional con formación en ciencias sociales y educación. Poseo experiencia trabajando por cuenta propia en diversos ámbitos; desde hace unos años colaboro como editora en los blogs de Amazonia Team Factory y Nos Gusta el Cole.